Reflexiones a proposito del #CentenarioPUCP (2): La Ingeniería Informática en perspectiva

Habiendo ya comentado respecto a lo que significa mi alma mater en el contexto actual, toca reflexionar sobre la situación actual de nuestra especialidad, la Ingeniería Informática, su perfil, su evolución y sobre todo sus retos a futuro.

17499173_1885665281678573_8201655322192449166_n

Tal vez sea un poco cansino repetirlo, pero toca recordar las raíces de la creación de nuestra especialidad y por que no somos “ingenieros de sistemas”, en ese sentido siempre tengo presente la conversación con el finado Dr. Maynard Kong respecto a porque el nombre de la carrera frente a lo que era la tendencia en esos tiempos, lo que me explico es que un sistema puede ser de cualquier tipo, no necesariamente de informática, podía ser de transporte, hidráulico, así que con esa perspectiva el planteaba era una carrera mas cercana a lo que eran las Ciencias de la Computación, y asi hemos visto que el tiempo le dio la razón puesto que muchas carreras a fin de precisar usan “sistemas e informática” “sistemas computacionales”, pues hay conciencia de que dichas especialidades no cumplen precisamente la definición establecida por el INCOSE.

En lo que no se cumplió tanto los deseos del Dr. Kong fue con respecto al rumbo de la especialidad, pues quienes estudiamos en los 90s recordamos que como consecuencia de llevar cursos “electivos de otra especialidad” tal vez terminamos viendo mucha mas gestión de la cuenta (*), siendo que pasados los (muy exigentes) cursos de Programación y Sistemas Operativos, no hubo mucha profundización (en la rama obligatoria) en los tópicos mas hard, o sea… como construir un software de mejor calidad técnica, tanto desde nivel de algoritmos (aun no estaban en boga los Patrones de Diseño) como de  arquitectura de aplicaciones, mención aparte merecen los cursos de la rama de Ing. de Software (IS, DP1, DP2) que desde entonces siempre se han caracterizado por involucrar al estudiante en el desarrollo de un software completo, siendo una verdadera prueba de fuego para el futuro ingeniero por la que algunas otras universidades no hacen pasar a sus egresados.

En los 2000s nuestra especialidad paso por un cambio curricular en el que (junto con el resto de ingenierías) se paso de un modelo de 11 ciclos a uno de 10, esto obviamente impacto en cuanto a la cantidad de cursos de otra especialidad que se tenían que llevar, siendo positivo el surgimiento de nuevos cursos electivos de alto nivel, y por mi experiencia como jefe de practica en los últimos años, veo una cosa positiva, que el nivel no ha decaído, que quienes llegan a los últimos ciclos son muy empeñosos, y hábiles en “buscarse la vida” para solucionar sus problemas, pero de igual manera se notan algunas carencias en temas que ya debieron haber sido incorporados con fuerza en cursos anteriores como TDD y patrones de diseño. Y si, se podría decir que no se va a enseñar todo lo que esta “de moda” (como cuando nos preguntábamos porque no nos enseñaban Fox o PowerBuilder si era lo que usaban las empresas), pero el ritmo en que avanza la informática nos permite darnos cuenta cuales son las practicas o tendencias (que no tecnologías o productos) que han venido para quedarse un buen tiempo y que nuestros egresados deberían contar como herramientas al salir al mundo real, mas allá del entrenamiento o exigencia por el que tienen que pasar.

Llegamos a los 100 años de nuestra universidad con un conjunto de retos como especialidad, siendo uno de los principales el hecho de que nuestro ámbito ha crecido y especializado mucho, buena muestra de lo cual lo tenemos en las recomendaciones de división curricular que hace la ACM:

  1. Computer Engineering
  2. Computer Science
  3. Information Systems
  4. Information Technology
  5. Software Engineering

Es cierto que si bien estas recomendaciones son eso, recomendaciones, no pueden ser pasadas por alto, y nuestra especialidad poco a poco tendrá que asumir el debate de la especialización de cara a seguir manteniendo su prestigio tanto a nivel local como internacional, pero de momento… ¿como ha afrontado ese reto de la especialización?, pues bien… tradicionalmente la idea había sido que la especialidad la vaya armando el propio alumno en base a los cursos electivos que vaya eligiendo, pero la realidad es mas fuerte y al final terminábamos matriculándonos en el curso que nuestro turno u horario nos permitía, siendo esto agravado por el hecho inevitable de que la mayoría de los cursos electivos son anuales (**), así que en la practica este enfoque no ha funcionado, es así que en los últimos años se ofrece como opción que los alumnos de últimos ciclos puedan matricularse en cursos de postgrado a fin de profundizar en la rama elegida, este camino es interesante, pero de nuevo… esta limitado a las restricciones propias que el alumno pueda tener en dicho ciclo.

No se cual es la solución que saldrá de nuestra especialidad (y en mi modesta opinión, espero que en el camino se de mucho mas peso a los cursos core de informática), pero si que puedo decir que los miembros académicos de la especialidad son conscientes de los cambios y así poco a poco se van incorporando novedades curriculares como fue la introducción de un curso electivo enfocado exclusivamente en las practicas ágiles, a despecho de lo que podamos creer la especialidad avanza, y desde fuera como egresados tenemos un rol muy importante en tanto agentes del cambio frente a los vicios y problemas que existen en nuestro sector.

Feliz aniversario ingenieros informáticos PUCP.

(*) A pesar de que una amiga se quejo de que había llevado “demasiada programación”.

(**) La excepción de mi época fue el curso de Redes de Computadoras, que cuando nos cogió el boom de Internet era electivo, pero la demanda fue tan alta (cuando lo lleve había dos horarios, raro para un electivo) que el curso se volvió permanente, y era a efectos prácticos un obligatorio “de facto” si eras consciente (como la mayoría) que en ese entorno cambiante había que tener un mínimo de bases en redes.

PD.  Hay un debate artificial respecto a si somos ingeniería o no, ya que como no interactuamos con la naturaleza como los civiles o mecánicos no deberíamos serlo, personalmente creo que si, porque al hacer software estamos haciendo una construcción en busca de un resultado, pero de una naturaleza distinta y ya no tan nueva, pero eso es un debate para otra ocasión

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.