La eterna búsqueda de lo que agrega valor a los proyectos

Hay lecciones que uno las recuerda como si hubieran sido ayer, y esta si bien ocurrió hace como 18 años, la tengo siempre en mente cuando surge algo nuevo, pero… empecemos desde el principio.

Era una clase de Lenguajes de Programación 1, la dicto el profesor Alejandro Muñoz (un Ing. Civil con bastante pasión por los temas de informática) y el tema que tocaba era C++, para ese entonces ya habíamos aprendido Pascal (algunos laboratorios habían sido bien largos), Fundamentos de Programación y algunas cosas muy interesantes en Algoritmos y Estructura de Datos, pues bien, la primera sesión no se trato de explicarnos que incorporaba C++ sobre su antecesor C (el cual habíamos visto en la primera parte del curso), sino para plantearnos como surge la Programación Orientada a Objetos, como una respuesta a la Creciente Complejidad del Software, el cómo los programas tenían cada vez mas y mas líneas de código, por lo cual la Programación Estructurada ya había tocado su techo, siendo la OOP la respuesta al ser una nueva forma de ordenar los proyectos, así como para enfocar el código hacia entidades mas cercanas al mundo real.

Y claro, aun faltaban pocos años para que el boom de Internet nos cogiera por sorpresa, pero ahí nos quedamos con esa idea, la OOP como respuesta a todo, pero por otro lado vemos la aparición de Visual Basic y su enfoque RAD, en el cual (¡oh herejía) la OOP brillaba por su ausencia, pero aun asi permitió el desarrollo rápido de soluciones que si las hacias en C++ hubiera sido recontra complejo, claro que luego a alguien se le ocurrió una buena idea: mezclar el RAD de Visual Basic con el orden de la OOP y surgió Delphi, y asi hemos visto una sucesión de nuevas respuestas (nuevos retos, recuerden), como comente hace un tiempo , pero quien lo expone mejor es Esteban:
La primera aplicación que hice en mi vida profesional, fue una típica intranet para una empresa. Todo el código y acceso a la base de datos, se ejecutaba en archivos ASP.
Luego me dijeron que está mal acceder directamente a las tablas de la base de datos desde el código, por lo tanto implemente store procedures para cada uno de los accesos a la base.
Luego me dijeron que está mal mezclar lógica de negocio y de presentación en el mismo archivo…..
…..pasé de tener un simple archivo ASP (o ASPX, o JSP) a tener que crear un archivo HTML, una clase model, una clase controller, una clase repository de acceso a datos con su respectiva interface, una clase service que maneje la lógica de negocio con su respectiva interface, una clase para test unitarios, otra clase para test de integración, aprender a utilizar (como mínimo y básico) un framework MVC, ORM, de Unit Testing, Mocking, de inyección de Dependencias y de autenticación.
Todo para mejorar la productividad y velocidad en el desarrollo de aplicaciones. Todo para que el “desarrollador no pierda tiempo en programar aspectos secundarios de la aplicación y se concentre en lo mas importante, que es la lógica de negocio.”.
No se ustedes, pero a mi este ciclo de evolución del desarrollo de software me parece que esta muy alejado de la palabra “productividad”.

Efectivamente, esos han sido los vaivenes y trends por los que hemos pasado los desarrolladores en los últimos 15 años, es que efectivamente una vez que nos terminaron de convencer acerca de la OOP, eso no fue suficiente, tocaba programar basado “en componentes” y de ahí todo lo que cuenta Estaban en su post.

Y si, si bien esa historia puede ser descorazonadora para quienes producimos software debemos recordar algo:
• Siempre se nos pedirá mas y mas funcionalidades, y mas funcionalidades significan mas líneas de código, osea mayor complejidad.
• El entorno donde correrá tu aplicación cambiara, no tiene sentido pensar en tu web como la antigua aplicación de facturas hecha en Fox, porque ahí entran diversos factores que por mas que la funcionalidad sea “similar” a lo que ya había, cambian totalmente la forma en que la tendrás que desplegar y por ende estructurar el proyecto, baste mencionar el tema de seguridad y todas las consideraciones de zona militarizada que eso conlleva.
• Es impredecible saber con que interactuaran nuestras aplicaciones en el futuro, pero está claro que aun a la clásica aplicación de facturación se le puede pedir integración con Google Maps para que te ayude a ubicar la dirección del cliente.
• No puedes estar seguro de cuánto tiempo vivirá tu aplicación, pero alguien tendrá que mantenerla, por lo que hay que tener consideración con el que le toque hacerlo.

Llegados a este punto debemos reconocer algo, muchas de estas modas, surgieron para afrontar los retos que iban surgiendo progresivamente ante problemas que antes no había, o que terminaron volviéndose mas repetitivos terminandose al final conceptos ya asumidos “por defecto”: OOP, Web, BD relacionales, SOA, etc; ahora bien, eso no quita que hubo muchas soluciones para necesidades inventadas, por lo que pasaron sin pena ni gloria (¿alguien recuerda los “behaviours” en IExplorer 5?).

Ahora bien, el problema que debemos afrontar es saber cuándo seguir o no una tendencia (ya me paso a mí con LINQ 2 SQL, pero pese a ello era claro que los ORM habían venido para quedarse) y sobre todo si esta aporta real valor a nuestra solución, ya exprese mis dudas respecto a los nuevos patrones de diseño, pero de nuevo Esteban nos ofrece su visión de porque algunas cosas se terminan imponiendo (sin necesidad): Assumptions Driven Development. Es que es así, implementamos por inercia cierta arquitectura (de moda) sin tener en cuenta cual es el escenario real para la cual esta tiene sentido, o porque esperamos que cierta condición se cumplirá en el futuro y para ello “hay que estar preparados”, y como bien se apunta en el articulo esas condiciones nunca terminan de cumplirse pero en el camino ya hemos agregado complejidad innecesaria a nuestro proyecto.

No es sencillo, la verdad, pero como dije al final algunas cosas vinieron para quedarse: OOP, aplicaciones distribuidas, nuevas interfaces de usuario mas ricas, interconectividad, y ante ello no queda sino tener la suficiente cabeza fría de saber si la novedad que estamos queriendo implementar en nuestro proyecto agrega valor o no al producto a ser entregado, si los retrasos y complejidad añadidos son superados por las ventajas futuras (a veces puede que no ), la cosa es no temer a la respuesta de un análisis hecho a conciencia.

Por ejemplo, estoy convencido que ciertas capas de las aplicaciones pueden beneficiarse muchísimo del uso de pruebas unitarias, componentes algorítmicos puros, formulas matemáticas, financieras, su determinismo es tan alto que una prueba unitaria de veras se luciría para probar el código, pero de ahí a querer una cobertura del 100% o plantearse el TDD como panacea para mejorar la calidad de los programas… me lo tomo con pinzas, a riesgo de que me llaman hereje indicando que he “missed the point”.

Ojo, nótese que prudencia no es pasividad ni conformismo, pues de lo contrario estaríamos como las empresas que siguen usando mainframes.

Si, es complicado, pero es mejor tener las cosas claras y no renunciar al análisis para saber separar la paja del trigo.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.